ERROR: La Computadora Se Congela Aleatoriamente En Windows 10

Que tu computadora se congele en medio de un proyecto importante o un juego, puede ser igualmente frustrante y preocupante. Los bloqueos pueden hacer que pierdas información, dañe archivos y hace que el funcionamiento de tu computadora sea casi imposible.

Cuando La Computadora Se Congela Aleatoriamente En Windows 10 puede deberse a problemas con los controladores, el software y el hardware.

Algunos problemas de congelamiento se pueden diagnosticar rápidamente con escaneos integrados y menús de información y se pueden resolver abordando actualizaciones, corrupción y otros problemas.

Índice de contenido

La Computadora Se Congela Aleatoriamente En Windows 10. Causas

La computadora se congela aleatoriamente en Windows 10
La computadora se congela aleatoriamente en Windows 10

Afortunadamente, hay algunas formas de identificar y resolver problemas comunes de congelamiento en Windows 10.

Cuando decimos que una computadora está "congelada", queremos decir que el software dejó de responder a nuestras entradas y dejó el dispositivo inutilizable.

Los congelamientos pueden durar desde unos pocos segundos hasta permanentemente, según la gravedad y la causa.

Las causas de la congelación aleatoria en Windows 10 se dividen en tres categorías principales: problemas de controladores, problemas de software y problemas de hardware.

Los problemas de controladores tienden a ser los más fáciles de solucionar, mientras que los problemas de hardware pueden ser potencialmente más costosos.

1. Problemas con el controlador

Los controladores son, como su nombre lo indica, lo que "impulsa" cierto hardware para que funcione correctamente. Actúan como intermediarios entre tu computadora y otras piezas o dispositivos, como una tarjeta de video, una impresora o una unidad de disco.

Debido a esto, los controladores desactualizados o con errores pueden causar bloqueos en casi cualquier sistema operativo.

Básicamente, tu computadora está recibiendo información incorrecta sobre los dispositivos, por lo que responde incorrectamente o no responde en absoluto.

2. Problemas de software

Es posible que se congele si la unidad C está demasiado llena o si no has actualizado Windows por completo.

Dado que la unidad C es donde se almacenan la mayoría de los archivos centrales del sistema en una computadora, generalmente es el lugar donde se almacenan los archivos en ejecución temporales y las instalaciones antiguas de Windows.

Estos pueden acumularse con el tiempo sin purgarse. Si no limpias regularmente tu unidad C de archivos basura, es posible que te encuentres con este error.

También puede ser el caso de demasiadas aplicaciones compitiendo por la potencia de procesamiento, la RAM y el acceso al disco, todo a la vez.

Algunas aplicaciones que se ejecutan en segundo plano ocupan tanto espacio que tu computadora no puede ejecutar nada más. Esto es especialmente cierto en el caso de juegos con gráficos intensos y archivos de programas enormes.

Algunas aplicaciones son simplemente incompatibles con Windows 10 en su estado actual. Esto puede deberse al tamaño del programa, la ineficiencia de carga o la tendencia a ejecutarse automáticamente al iniciarse.

Los virus y el malware pueden causar problemas graves, incluido el congelamiento. El malware es cualquier tipo de software peligroso, y los virus son el tipo de malware más común.

Funcionan de manera similar a los virus biológicos: se introducen en otros programas y se autorreplican para causar un problema al eliminar o cifrar archivos, cambiar aplicaciones o incluso deshabilitar por completo ciertas funciones.

3. Problemas de hardware

Los problemas de hardware pueden variar desde arreglos relativamente fáciles hasta los problemas más graves que provocan la congelación. El hardware dañado, defectuoso o antiguo puede hacer que tu computadora no funcione correctamente.

Aunque es poco común, el daño del disco duro puede causar problemas de rendimiento, no solo en forma de bloqueos, sino también en pantallas azules completas y apagados.

Otra causa de falla y daño del hardware es la descarga electrostática. Esto sucede cuando estás instalando hardware nuevo sin conectarte a tierra correctamente.

Las pequeñas cargas eléctricas que se acumulan se liberan cuando tocas el metal del dispositivo. Esto puede sobrecargar los circuitos del hardware y dañarlos.

Otro problema más común y más fácil de solucionar que provoca la congelación es el sobrecalentamiento. Esto puede deberse a la ubicación o a la ventilación de tu computadora.

Si tu computadora está expuesta a la luz solar directa o en una habitación calurosa, es posible que no puedas regular su temperatura. Esto puede verse amplificado por un sistema de ventilación deficiente, bloqueado por ubicación u obstruido por polvo y escombros.

También te puede interesar Mensaje “Este Archivo No Tiene Un Programa Asociado”. Soluciones

La Computadora Se Congela Aleatoriamente En Windows 10. Diagnóstico

Para comenzar a solucionar tu problema de congelación, necesitarás saber qué lo está causando. Considera cuándo ocurren los bloqueos, con qué frecuencia ocurren y si ocurren regularmente, y si es un problema solo con tu computadora o una red.

Si se trata de un problema con una red de computadoras, considera verificar las conexiones.

Una vez que hayas identificado todo lo que puedas sobre los bloqueos y tengas esa información a mano, puedes comenzar a ejecutar algunas pruebas de diagnóstico básicas tanto en tu software como en tu hardware.

1. Comprueba tus programas en ejecución

Si nunca te has encontrado con problemas de congelamiento en tu computadora, comienza de manera simple. Abre tu Administrador de tareas presionando las teclas control, alt y supr simultáneamente. Luego entra a la pestaña Procesos.

Esto te dirá qué se está ejecutando actualmente en primer plano y en segundo plano de tu computadora y cuánto espacio está ocupando. También puedes consultar la pestaña Rendimiento para ver la cantidad de CPU y memoria que se utiliza, así como el espacio en disco.

Puedes consultar la sección Historial de aplicaciones para obtener más información sobre las aplicaciones que se han estado ejecutando recientemente.

2. Verifica tus controladores

Si no encuentras ningún problema allí, puedes verificar los controladores, ya que la falta de comunicación causada por estos archivos es relativamente fácil de identificar.

Por lo general, los controladores se actualizarán automáticamente a través de la biblioteca integrada y el servicio de actualización de Windows.

Esta es una característica de cortesía destinada a facilitar el seguimiento de las actualizaciones debido a su frecuencia, pero puede causar problemas si las actualizaciones son incompatibles con el software que se está ejecutando actualmente.

Verifica tus controladores para ver cuándo se actualizaron más recientemente yendo a la configuración del Administrador de dispositivos y seleccionando el dispositivo cuyo controlador deseas verificar.

Ve a Propiedades para ver los detalles. Tendrás que hacerlo individualmente, por lo que puede llevar bastante tiempo.

Puedes verificar en masa para ver si varios controladores necesitan actualizarse. Ve al sitio web de Microsoft y busca posibles actualizaciones.

También debes consultar el sitio del fabricante de tu adaptador de red para obtener actualizaciones de controladores, y el sitio del fabricante de tu placa base para obtener posibles controladores de chipset.

También puede haber problemas con la incompatibilidad de los controladores con una nueva actualización del sistema operativo.

Para verificar la compatibilidad, debes ejecutar un software de administración de controladores de terceros, que analiza los controladores instalados en una computadora para encontrar software desactualizado o que funcione mal, y que pueda estar causando los problemas.

3. Escanea en busca de virus

Si tus controladores no parecen ser el problema, o si tu computadora comenzó a congelarse después de una descarga específica o una visita a un sitio, debes comenzar a buscar malware.

Esto se puede hacer con el software antivirus preinstalado o con uno de tu elección.

Entre los recomendados, se encuentran:

  • Kaspersky ha sido probado a través de varias agencias de investigación. Tienen una excelente red de soporte e incluyen escaneos adicionales para privacidad y rendimiento, que pueden ayudar a diagnosticar problemas de congelamiento.
  • Bitdefender Antivirus Plus, también ha logrado puntajes fantásticos en pruebas independientes. Tienen el software Active Do Not Track y ofrecen una VPN, así como otras funciones de seguridad. Estos tienen un costo adicional, pero pueden valer la pena por la seguridad adicional en línea.
  • Malwarebytes Premium incluye protección contra exploits y ransomware, así como detección basada en el comportamiento. No es particularmente efectivo contra la protección contra el phishing, pero parece relativamente efectivo contra otros tipos de malware.

4. Verifica tu configuración de inicio

Si tus controladores se ven bien y no puedes encontrar ningún malware, debes ir a la Configuración de Inicio para cada aplicación. Esto controla lo que se ejecuta cuando tu computadora se enciende por primera vez.

Algunas aplicaciones están configuradas para ejecutarse automáticamente, lo que podría estar causando problemas. Busca aplicaciones que estén configuradas para abrirse y ejecutarse al inicio, y si tienen habilitada la hibernación.

Aparentemente diseñado para ayudar a que tu computadora funcione más rápido y más fácilmente, el modo de hibernación (a veces denominado inicio rápido) evita que se apague por completo, en lugar de ponerla en un estado de hibernación desde el cual se puede reiniciar rápidamente.

Esto podría causar problemas debido a procesos pendientes que no pueden completarse sin un apagado completo.

Para deshabilitarlo, abre el Símbolo del sistema y escribe: powercfg.exe -h off. Luego presiona Enter.

Para verificar qué se está ejecutando cuando su computadora se inicia, ve a la aplicación Configuración y selecciona Aplicaciones, luego Inicio.

Esto te dará una lista de todo lo que se ejecuta automáticamente y opciones para cerrar y bloquear aplicaciones que podrían estar obstruyendo tu computadora en segundo plano.

Si logras tener una oportunidad después de una congelación, debes consultar los registros del sistema y de la aplicación para obtener información importante sobre errores. Reúne un informe de diagnóstico del sistema si puedes.

Debes recopilar datos de un archivo de volcado de memoria o una verificación de cordura de datos. También puedes ejecutar un diagnóstico de rendimiento utilizando el Portal de autoayuda de diagnósticos de soporte de Microsoft y buscando "Diagnóstico de rendimiento".

5. Comprueba tu hardware

En este punto, si nada más parece ser la fuente de los problemas, también debes verificar tu hardware.

Verifica si todo está funcionando a una temperatura normal usando un programa como Core Temp. Además, verifica si hay polvo o acumulación dentro de la computadora, o si algo se ha movido de su lugar o dañado.

Si encuentras que la computadora está funcionando a una temperatura demasiado alta, puedes intentar moverla a un ambiente más fresco o enfriar la habitación donde la guardas y asegurarte de que esté completamente fuera de la luz solar directa.

Si esto no parece ayudar, considera limpiar la carcasa de tu computadora y el sistema de enfriamiento para eliminar posibles acumulaciones de bloqueo.

Si encuentras que algún componente está dañado y confías en poder repararlo tú mismo, desconecta y desmonta tu computadora, reemplaza o repara las partes dañadas y vuelve a armarla y enchufarla.

Asegúrate de descargar cualquier estática potencial antes de trabajar en tu computadora y de permanecer libre de estática durante todo el proceso para evitar daños mayores.

Si no estás seguro de poder reparar tu computadora tú mismo, puedes encontrar profesionales confiables en línea. Si encuentras que tu CPU se está calentando demasiado, considera un enfriador de aire premium para asegurarte de que tu CPU reciba la refrigeración adecuada.

La Computadora Se Congela Aleatoriamente En Windows 10. Soluciones

Una vez que hayas diagnosticado el problema con la computadora, puedes comenzar a solucionarlo. Estos pasos a menudo implican múltiples reinicios de la máquina, así que prepárate para ello, la máquina estará fuera de servicio por ese tiempo.

Antes de intentar cualquier paso de solución de problemas, debes hacer una copia de seguridad de tus archivos e información importantes externamente.

Puedes apoyarte en el almacenamiento en la nube o en un disco duro externo. Luego, dependiendo de lo que hayas diagnosticado como problema, tienes algunas opciones para solucionarlo.

1. Reinicia tu computadora

Hay una razón para el cliché de "¿intentaste apagarlo y volver a encenderlo?"; a veces, realmente es así de simple.

Si tu dispositivo no tiene un historial de congelación y se encuentra con el problema por primera vez, es posible que tu computadora haya tenido un problema único.

Si es posible, cierra todas tus aplicaciones, ya sea cerrándolas internamente (con el botón "X" o similar), usando el administrador de tareas o con alt + F4.

Luego, apaga tu computadora como lo harías normalmente, asegurándote de que no entre en modo de suspensión. Espera a que se apague por completo y reinicia.

Si no puedes hacer que tus aplicaciones se apaguen, puedes intentar un apagado completo. Sin embargo, esto generalmente debe evitarse, ya que puede causar algunos daños o pérdidas de archivos.

Esto se puede hacer simplemente presionando el botón de encendido hasta que la computadora se apague por completo, esperando unos segundos y luego presionando el botón de encendido para volver a encenderla. Esto debería permitir un inicio limpio.

Solo recomendamos hacer esto si tu sistema no responde por completo durante más de diez minutos y no tienes otra opción.

2. Actualiza tus controladores

Si el reinicio no funciona, o si descubriste que alguno de tus controladores estaba desactualizado, actualízalos a través de Microsoft, el sitio del fabricante de tu adaptador de red o el sitio del fabricante de tu placa base, luego reinicia tu computadora.

Esto asegurará que tus controladores funcionen con las nuevas actualizaciones, evitando congelamientos asociados con el software antiguo.

Si esto no funciona, o has identificado que un controlador actualizado recientemente fue la causa de la congelación, puedes considerar reinstalar los controladores.

3. Ejecuta el Comprobador de Archivos del Sistema

Esta herramienta básica te permite verificar si hay archivos de sistema dañados. El proceso a menudo puede parecer más complicado de lo que realmente es, pero si lo sigues en orden, no deberías tener ningún problema.

  1. Abre el menú Inicio.
  2. Busca Símbolo del sistema y haz clic con el botón derecho en el resultado superior.
  3. Selecciona Ejecutar como administrador.
  4. Escribe "DISM /Online /Cleanup-Image /CheckHealth" en el símbolo del sistema y presiona Enter.
  5. Deja que se ejecute.
  6. Ahora abre el símbolo del sistema como antes.
  7. Escribe "sfc/scannow" y presiona Enter.
  8. Deja que se ejecute.
  9. Verifica los detalles de los escaneos. Para eso abre el símbolo del sistema como antes.
  10. Escribe "findstr /c:"[SR]" %windir%\Logs\CBS\CBS.log >"%userprofile%\Desktop\sfcdetails.txt" y presiona Enter.
  11. Abre txt (el archivo de texto con la información de los escaneos) en tu escritorio.

4. Ejecuta tu software antivirus

Si tu antivirus detecta algún problema, puedes ejecutar el software para intentar aislar y eliminar el archivo. Esto significa mantener el archivo corrupto o malicioso alejado de los programas de tu máquina.

Dependiendo de tu software, es posible que debas reiniciar tu computadora después del escaneo para obtener los mejores resultados. También puedes considerar configurar escaneos regulares para mantener la seguridad de tu computadora a largo plazo.

Esto ayudará a capturar cualquier archivo de malware antes de que pueda causar problemas o, idealmente, antes de que se descargue.

5. Desactiva la hibernación y elimina el software problemático

Si no hay virus o malware en tu computadora, puedes intentar cambiar la configuración de Inicio. Esto podría significar desactivar la hibernación si está habilitada o deshabilitar o eliminar las aplicaciones que causan problemas.

Guarda los cambios y apaga tu computadora. Esto hará que se apague por completo en lugar de entrar en modo de suspensión, lo que significa que puedes reiniciarla limpiamente. Si esto no funciona, intenta eliminar cualquier software que pueda estar causando problemas.

Si ya tienes hibernación deshabilitada o deshabilitarla no ayuda, intenta monitorear lo que puede y no puede ejecutarse en el Inicio. Abre tu Administrador de tareas y ve a la pestaña Inicio.

Haz clic con el botón derecho en cualquier aplicación que aparezca como Habilitada que creas que podría estar causando un problema y selecciona "Deshabilitar". Luego reinicia tu computadora.

Conclusión

También te puede interesar Mensaje “La Aplicación Ha Sido Bloqueada Para Tu Protección”. Causas y Soluciones

En general, Windows 10 es un buen sistema operativo que rara vez encuentra problemas si tienes cuidado con la forma en que se construye tu hardware y qué tan bien mantienes el sistema operativo.

Con algo de experiencia aplicada, Windows 10 puede ofrecer una gran confiabilidad al contrario de lo que mucha gente dice al respecto.

Te Puede Interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir