Cómo Reducir Los Procesos En Segundo Plano En Windows 10

Con el tiempo, las PC tanto de escritorio como portátiles, comienzan a ser lentas, pero ¿Dónde está el problema? Es posible que tengas un virus, malware o simplemente aplicaciones ejecutándose en segundo plano y usando la potencia de tu procesador para nada. Veamos Cómo Reducir Los Procesos En Segundo Plano En Windows 10.

Las aplicaciones en segundo plano suelen ser la razón principal de la pérdida de recursos de tu computadora, o incluso de la batería de una computadora portátil. Es muy sencillo gestionarlas y utilizar la potencia de tu ordenador sólo para las aplicaciones que necesites.

Índice de contenido

¿Cómo Identifico Los Procesos En Segundo Plano?

Cómo Reducir Los Procesos En Segundo Plano En Windows 10
Cómo Reducir Los Procesos En Segundo Plano En Windows 10

Hay una serie de razones por las que es posible que desees aprender a deshacerte de tantos procesos en segundo plano en Windows 10. Estos programas pueden ralentizar tu computadora al ocupar los recursos de la CPU y otros recursos.

También es posible que Windows ejecute más de 50 programas en segundo plano, muchos de los cuales no son necesarios. Si bien algunos de estos son programas legítimos y esenciales, como el software antivirus, otros en cambio no afectarán tu experiencia de usuario si los deshabilitas.

Una forma sencilla de identificar qué procesos se están ejecutando en segundo plano es presionar las teclas Ctrl + Alt + Supr simultáneamente para activar el Administrador de tareas. Notarás que hay cientos de procesos innecesarios.

Al usar el Administrador de tareas para analizar el uso actual de los recursos del sistema, puedes identificar procesos en segundo plano innecesarios y software de terceros. Pero asegúrate de no finalizar procesos importantes que son vitales para el sistema operativo.

Cómo Reducir Los Procesos En Segundo Plano En Windows 10

Una computadora lenta puede ser causada por demasiados programas ejecutándose al mismo tiempo. Estos programas consumen una valiosa potencia de procesamiento, lo que reduce el rendimiento de la PC.

Veamos algunas de las soluciones que puedes aplicar.

1. Utiliza el administrador de tareas

Para averiguar qué programas están consumiendo potencia de procesamiento, mira los encabezados de la CPU y el uso de la memoria. El administrador de tareas te mostrará una lista de aplicaciones y procesos abiertos.

  1. Para deshacerte de los servicios en segundo plano en todo el sistema, ve a la pestaña Procesos en el Administrador de tareas.
  2. Haz clic en la flecha a la derecha de cada servicio para expandir su ventana.
  3. Al hacer doble clic en los servicios, se abrirá la ventana de propiedades de los servicios.
  4. Selecciona la opción Deshabilitado de la lista desplegable Tipo de inicio.
  5. Si el servicio que deseas eliminar se ejecuta en segundo plano, haz clic en el botón Deshabilitar para cancelar el proceso.

Identifica los programas que no necesitas. Es posible que hayas notado que Windows 10 tiene demasiados procesos en segundo plano. Es importante detener estos procesos para que el sistema pueda liberar más recursos. Estos procesos involucran principalmente servicios de software de Microsoft o de terceros.

Si deseas deshabilitarlos todos, haz clic en el botón "Deshabilitar todo" en la ventana del Administrador de tareas. Esto deshabilita todas las aplicaciones que no son directamente de Windows. Una vez que hayas deshabilitado todos los programas que se ejecutan en segundo plano, verás mucha más RAM disponible para tu PC.

Esta solución es temporal, ya que, cuando el equipo se inicie o reinicies el sistema, estas aplicaciones y servicios se activarán nuevamente. Si quieres deshabilitar estos servicios de forma permanente, debes ir al siguiente método.

También te puede interesar Mensaje “La Aplicación Ha Sido Bloqueada Por El Administrador De Sistema”. Soluciones

2. Utiliza la configuración de Windows

Antes de elegir qué aplicación tiene o no derecho a ejecutarse en segundo plano, primero debes ir a la configuración de Windows 10.

Ten en cuenta que una gran parte de la manipulación a través de los tutoriales de configuración de Windows 10 se realizará de esta manera, por lo que te recomendamos que te familiarices con esta parte de Windows.

  1. Dale clic al menú Inicio.
  2. En el campo de búsqueda, escribe "Configuración".
  3. Luego haz clic en el menú de configuración con el logotipo de la rueda dentada.
  4. Una vez en los ajustes, tendrás que ir a “Privacidad”. La pestaña "Privacidad" te permite autorizar o no aplicaciones para realizar una acción específica. Pero también, en nuestro caso, evita que las aplicaciones se ejecuten en segundo plano como se muestra a continuación haciendo clic en "Aplicaciones en segundo plano".
  5. Esta ventana te permite elegir qué aplicación permitir en segundo plano y qué aplicación prohibir. También tienes la posibilidad con un solo botón de prohibir todas las aplicaciones sea cual sea.
  6. Marca la casilla deseada para habilitar o deshabilitar las aplicaciones que usas específicamente, para optimizar los recursos de tu computadora.

Rechazar Todas Las Aplicaciones En Segundo Plano

Es posible simplemente rechazar que todas las aplicaciones se ejecuten en segundo plano, aunque no es recomendable hacerlo. Si aun así lo quieres hacer, solo debes entrar en "Aplicaciones en segundo plano", y puedes desmarcar "Permitir que las aplicaciones se ejecuten en segundo plano".

Así, ninguna aplicación se ejecutará en segundo plano.

Las aplicaciones y los procesos en segundo plano de Windows 10 suelen ser los que más se pasan por alto. Pero también es la forma más fácil de optimizar los recursos de tu computadora.

Algunas aplicaciones pueden resultarte útiles en segundo plano, por lo que te recomendamos encarecidamente que te guardes las más importantes y deshabilites solo las aplicaciones innecesarias.

¿Qué Procesos De Windows 10 Son Innecesarios?

Antes de decidir desactivar los programas de inicio de Windows, debes saber qué procesos en segundo plano de Windows 10 son innecesarios. Los culpables más comunes son los procesos y servicios de software de terceros.

Estos pueden desperdiciar tus recursos de CPU y RAM. Deshabilitarlos puede aumentar el rendimiento de tu sistema. Sin embargo, si quieres estar seguro de que no estás obstaculizando el rendimiento de tu computadora, deberías considerar eliminarlos por completo.

Una de las formas más comunes de mejorar el rendimiento de tu PC es deshabilitar las aplicaciones que se cargan automáticamente al inicio. Hay muchos programas que usan ciclos de CPU y RAM para arrancar.

Windows 10 te permite administrar las aplicaciones de inicio activándolas o desactivándolas.

  1. Para hacer esto, haz clic derecho en la barra de tareas y selecciona "Propiedades".
  2. Luego haz clic en "Administrador de tareas". Esta ventana enumera todas las aplicaciones de inicio en tu PC y las muestra en orden de su impacto en el tiempo de inicio de sesión.
  3. Para deshabilitarlos, simplemente haz clic en "Deshabilitar" o "Eliminar". Ten en cuenta que solo los administradores pueden deshabilitar las aplicaciones instaladas para todos los usuarios.

Para optimizar tu computadora para juegos, también puedes desactivar la función SysMain. Deshabilitar SysMain te ayudará a mejorar el tiempo de inicio de Windows y las aplicaciones.

Sin embargo, tendrá poco efecto en los juegos. En cambio, aumenta la actividad de fondo. Esta característica es mejor para PC con SSD. Estos discos duros pueden beneficiarse al apagar SysMain. En última instancia, depende de ti determinar qué funciona mejor para tu sistema.

¿Qué Debo Deshabilitar En Windows 10?

Una forma de liberar RAM en tu computadora es deshabilitar los servicios de Windows. Estos servicios pueden ralentizar tu PC y dificultar el arranque del sistema operativo.

  1. Para deshabilitarlo, abra el panel Servicios y haz clic con el botón derecho en cualquier servicio que ya no uses.
  2. Si no ves una opción para detener un servicio, sáltala y lee la descripción del servicio. Desactívalos y tu PC se iniciará mucho más rápido.

El programa Windows Insider te permite probar las próximas versiones de Windows antes de que se lancen a todos los demás. Sin embargo, no debes deshabilitar este programa si tu computadora es de misión crítica.

Este servicio es un poco complicado, así que desactívalo solo si no lo estás usando. También puedes deshabilitar el servicio de administración de aplicaciones de Windows 10, que administra las aplicaciones empresariales.

Algunas empresas y organizaciones externalizan este proceso a estas empresas, pero si eres un usuario común, deshabilitarla no te afectará.

¿Por Qué Se Ejecutan Tantos Servicios Simultáneamente En El Administrador De Tareas?

Muchas personas encuentran que sus computadoras son lentas e inestables, pero es posible acelerar una PC cerrando todos los procesos en segundo plano innecesarios. Si bien cerrar los procesos en segundo plano puede mejorar el rendimiento de tu PC, debes tener cuidado de no interrumpir los procesos esenciales del sistema.

Los procesos en segundo plano suelen ser servicios que se ejecutan y que no requieren tu atención activa. Los más comunes son los servicios de Microsoft y de terceros que mantienen tu computadora en funcionamiento.

Si bien generalmente son inofensivos, reducir su número es un poco más difícil que simplemente eliminarlos. Otros ejemplos de procesos en segundo plano incluyen programas de inicio y monitores de sistema.

Windows tiene una función llamada "Administrador de tareas" que te permite monitorear todos los procesos que se ejecutan en tu computadora. También es fácil de usar y tiene una variedad de opciones ocultas.

A pesar de su popularidad, el Administrador de tareas no es solo para cerrar programas que no necesitas. Es una de las herramientas más útiles de tu ordenador y tiene más usos de los que imaginas.

Conclusión

También te puede interesar Cómo Solucionar Problemas Con DWM.exe En Windows 10

Si estás buscando consejos para optimizar el rendimiento de tu computadora con Windows 10, puedes comenzar reduciendo la cantidad de aplicaciones que se ejecutan al inicio. Windows 10 almacena estos datos en el disco duro, por lo que puede llevar un tiempo obtener esta información.

Para aumentar la velocidad de la memoria caché, puedes activar la función ReadyBoost. Esta función le indica a Windows que almacene en caché los datos en una unidad flash USB, lo que es más rápido.

Como vimos anteriormente en el artículo, las aplicaciones que se ejecutan en segundo plano en Windows 10 pueden consumir muchos recursos. Pero ahora ya sabes cómo deshabilitar las innecesarias para así optimizar tu computadora y tu sistema operativo.

Te Puede Interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir